Nuestra Cosecha 2012-15. Esther Gómez

foto so2

Esther Gómez

Alumna de la I Edición

Podría decirse que provengo del mundo del cómic, aunque aún no he dibujado ninguno tampoco descarto llegar a hacerlo algún día. Siendo niños mi primo y yo, fuimos nuestros respectivos planes de prescripción lectora, lo que la editorial Bruguera debió agradecernos infinitamente por la voracidad con que leíamos a Rompetechos, Mortadelo y Filemón y el Botones Sacarino. Sin olvidar los antiguos TBO de casa de mis abuelos, que ambos conseguimos aprendernos de memoria a fuerza de releerlos… ¡Y con qué placer recuerdo esas lecturas! Sin lugar a dudas, mi germen como lectora e ilustradora proviene de estos tebeos.

Considero que tuve suerte en esto de la lectura porque mis padres nunca me impusieron ningún límite ni obligación. Así que lo mío fue un batiburrillo lector en el que se mezclaban los libros del cole, autores que descubría (a quiénes apenas empezaba a comprender y sin embargo me fascinaba leer), los cómics, la literatura fantástica… Sin olvidar una fijación que me acompaña hasta hoy día: la lectura al azar de páginas de diccionarios y enciclopedias.

Para bien y para mal, este batiburrillo de lecturas más que heterogéneas me acompaña desde entonces, con él he conformado y construyo día a día mi criterio o “descriterio” lector. Así conocí el placer de leer, el disfrute con la lectura. Y creo que es mi deber como ilustradora intentar atrapar el interés del niño con mis ilustraciones y relatos para ayudarle (si es que esto puede hacerse) a descubrir por sí mismo ese placer de la lectura al sumergirse en una historia.

Estudié la carrera de Bellas Artes y posteriormente diseño gráfico. Ciertamente aprendí muchas cosas, pero yo sentía que necesitaba saber mucho más para conseguir narrar con imágenes.

Según leía, más y más aumentaba mi fascinación por los libros a la par que crecían mis ganas de comprender el funcionamiento de estos artilugios con los que contar historias uniendo en ellos palabras e imágenes. Lo tenía muy claro: yo quería aprender el oficio de ilustrar.

En paralelo, me interesé muchísimo por la práctica de la educación artística. Durante algunos años trabajé como educadora de arte contemporáneo principalmente en la Casa Encendida. Allí, sin ser consciente de ello, estaba dialogando de tú a tú, con quienes serían mis futuros interlocutores en la ilustración: niños y adolescentes.

Publiqué mis primeras ilustraciones para distintos libros de texto con la editorial Santillana mientras seguía intentando ilustrar mis propios proyectos.

Siempre agradeceré a dos personas el apoyo que me prestaron en ese momento: a Teresa Novoa, por sus consejos y el cariño con el que revisó conmigo esos primeros trabajos y a Cecilia Moreno que me animó a participar juntas en un taller con Emilio Urberuaga organizado por iconi en el Museo ABC… ¡Y allá que fuimos! Y un taller, llevó a otro y a otro… (y doy fe de que fueron unos cuantos). Por fin comencé a encontrarme con otros ilustradores que se hacían preguntas similares a las que yo llevaba tiempo queriendo resolver y conocí a muchos profesionales que nos ofrecían sus repuestas y si había suerte también sus propias dudas.

Así fue cómo llegué Ilustratour 2011, dónde algunos editores quisieron ver mi trabajo y de ahí surgió mi primera colaboración con Anaya para un libro de narrativa: “Fede quiere ser pirata”, con texto de Pablo Aranda, a las que luego siguieron: “Gloria Fuertes, poeta para todos” y “X-Leonora”.

El Máster de álbum infantil ilustrado, me ofreció una visión panorámica del oficio de la ilustración, descubrí los entresijos del trabajo de muchos ilustradores a quienes admiro, comprendí el trabajo y los intereses de los profesionales del sector editorial que entran en juego en el proceso de creación de un libro, la creación, edición, diseño y producción, la distribución y la labor de librerías y bibliotecas como mediadores, hasta que por fin el libro llega a su destinatario final, el niño.

Considero que todo lo que viví y aprendí durante el Máster me enriqueció y fue fundamental para seguir creciendo como ilustradora. Fue increíble la clase en la que conocí el trabajo de Javier Sáenz Castán dónde nos explicaba su concepción del libro como un mecanismo, un objeto que encierra un mundo en sí mismo, con una coherencia interna sobre la que el autor debe articular su trabajo en los límites de ese mundo que está creando.

“Lavamatique”, mi proyecto final, fue la respuesta que encontré en aquel momento a cerca de todo lo que estaba aprendiendo sobre cómo narrar historias con imágenes para un soporte y un destinatario concreto: el libro-álbum infantil.

Posteriormente he continuado formándome siempre que puedo en los talleres y seminarios de la Escuela Peripatética de Lij de Gustavo Puerta, dónde he encontrado un espacio en el que reflexionar, debatir, investigar y compartir experiencias y procesos de trabajo con amigas e ilustradoras a las que admiro y a quienes nos mueve las mismas pasiones e intereses: crear libros para niños que despierten su interés y curiosidad. Hablar al niño desde nuestro propio “asombro” para conectar con el suyo y siempre de frente a frente, de una persona que habla a otra (de formato más pequeño) ya que son los niños los interlocutores a los que he escogido dirigir mi trabajo.

Quiero pensar que de éstas y muchas otras ideas y experiencias, se están nutriendo mis propias ilustraciones en los distintos trabajos que he venido realizando tras acabar el Máster, ya sea para libros de texto, libros de narrativa o bien álbumes ilustrados.

Asumiendo los condicionantes de cada una de estas tipologías intento “ilustrar a conciencia” para captar el interés y atrapar la curiosidad del niño con una premisa un tanto peculiar: si a mí no me emociona o no me asombra lo que hago y lo que cuento ¿por qué al niño iba a hacerlo? Y para ser realistas en unas ocasiones he conseguido acercarme a lo que pretendía y en otras quizás no tanto pero soy persistente y… ¡pienso seguir intentándolo!

Proyectos de Esther

LAVAMATIQUE

Proyecto realizado en el Máster en Álbum Infantil Ilustrado

Con “Lavamatique” por fin comenzaba a responderme a muchas de las dudas a cerca de lo que significa para mí contar historias en imágenes y cómo hacerlo.

Durante el Master aprendí y actualmente continúo haciéndolo siempre que puedo en los talleres de la Escuela Peripatética de Lij, en qué consiste para mí el oficio de ilustradora de literatura infantil y juvenil, ya que yo he elegido que mis interlocutores sean niños “personas en formato pequeño” a los que quiero mirar frente a frente cuando les hablo a través mis ilustraciones, quienes merecen todo mi respeto y mi mejor hacer ya esté ilustrando para ellos libros de texto, narrativa o álbum ilustrado, con los condicionantes que estas tipologías puedan tener. Así en los distintos trabajos que he venido ilustrando desde que terminé el master hasta ahora he tratado en la medida de mis posibilidades y con mayor o menor acierto, ilustrar “a conciencia” para atrapar el interés, la curiosidad del niño, con una premisa un tanto peculiar ”si a mí no me apasiona, no me asombra, no me despierta curiosidad” ¿por qué habría de hacerlo a una de estas personas en formato pequeño ala que he decidido dirigirme?

Por ese motivo “Lavamatique” es un proyecto que necesita una revisión, sólo ahora he descubierto quién y cómo ha de narrar esa historia. Y sé que lo haré algún día. Es un proyecto que no se publicó aún y en cambio sólo puedo decir que me ha aportado muchísimas cosas buenas. Durante este tiempo he continuado trabajando para diferentes editoriales intentando aplicar todo lo que voy aprendiendo y desaprendiendo también a mis trabajos.

GOTAS DE CRISTAL

Proyecto editado por Edelvives

Publiqué con Edevives, Gotas de cristal (editado por Llanos, mentora del Máster) con un texto maravilloso de Arturo Abad con quien comenzaré otra aventura a cerca de unas semillas…

ILUSTRACIONES LIBRO DE LENGUA

Proyecto para la editorial Baula

Para Baula realicé unas ilustraciones para un libro de texto de lengua.

HANSEL Y GRETEL & DOS OJITOS

Proyectos editados por Santillana

Ilustración para dos cuentos clásicos

internet 4

PUM PUM HE MATADO A LA LUNA

Proyecto en proceso con la editorial Nube Ocho

Y para terminar, decir que actualmente me encuentro trabajando para la editorial Nubeocho, (a quienes conocí durante una Feria de Bolonia gracias a la intermediación de Elisa de iconi, que preguntó por mi a cada ilustrador español que se encontraba para localizarme entre tanto pabellón porque Luis y Myriam querían conocerme). En un álbum ilustrado muy divertido “Pum pum he matado a la luna”, donde Carlos y Nicolás se enfrentan a un problema un tanto surrealista para devolver la luna al lugar que le corresponde…

¿Quieres saber más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.