El príncipe de los enredos. Roger Olmos y Roberto Aliaga

el principe de los enredos portada

Las ilustraciones de este post pertenecen al porfolio de Roger Olmos en Behance .

Me fascina El príncipe de los enredos. Es el gran culpable de que esté escribiendo estas líneas, que haya creado este blog, que, en definitiva, haya descubierto la magia de los álbumes ilustrados.

La dupla que conforman el ilustrador Roger Olmos y el escritor Roberto Aliaga es perfecta. Unas ilustraciones hipnóticas a lomos de las poéticas palabras de Aliaga, generan una narración sublime. Ilustraciones y textos, vibran al unísono recreando un cuento arquetípico duro y fascinante que se abre a múltiples interpretaciones.

Es un vivo ejemplo de esos cuentos que a mi más me gustan que ahondan en la vida sin alejarnos de ella. No como ese producto más main stream (fruto de esta sociedad de masas enfocada a lo superficial y al vacuo e idiotozador entretenimiento) que tienden a idealizar las cosas para preservar a los niños de los aspectos “terribles de la existencia”.

Yo se lo leí a mi hijo Jorge desde los 4 años y siempre le ha encantado. Le decía, hoy toca el cuento de la encina y el me decía ¡venga papá! He de reconocer que yo todavía soy más entusiasta que él.

Me encantaría poder conocer más a fondo como se gestó el proceso creativo. Me imagino conversaciones entre Olmos y Aliaga para redondear elementos de la narración [que sepáis que os voy a intentar contactar a ambos y a ti, estimado lector, te voy a ofrecer en esta reseña todo lo que saque en claro]. 

Hay aportaciones visuales que sorprenden por su creatividad y su capacidad expresiva. ¿Habéis visto los botines de charol del cuervo?, ¿como beben las raíces del árbol las gotas de agua?, ¿la impresionante caracterización de la encina…?

el principe de los enredos gotas de agua

En Roger Olmos se nota una vinculación muy especial con su trabajo que hace que sea capaz de resonar con lo que hace. Os dejo unas reflexiones tomadas hoyesarte.com:

Para él, la ilustración está en todas partes: en los videojuegos, en los videoclips, en el diseño, en el teatro… Ha hecho algún trabajo para televisión, para murales, pero para publicidad se resiste “por la ética”. “Me cuesta poner un sentimiento a un engaño”, recalca.

“Los acrílicos, por ejemplo, no los soporto porque me da la sensación de que estoy trabajando con plastilina líquida. No me gusta la textura que tienen. En cambio, con el óleo puedo modificar, hacer veladuras, disimular las marcas del pincel y lo más importante, no se arruga el papel”.

Quizá donde se percibe más su sensibilidad es en estas palabras.

A la gente le gusta tener su pequeño rincón de libros bien cuidados. Libros que puedas tocar, que puedas oler…

el principe de los enredos hojas

En los trazos de los personajes del Principe…,en la recreación de sus sombríos mundos interiores, se percibe esa necesidad sensorial, sentimental, de involucrarse, de zambullirse en lo que se hace, de no caer el artificio como con la plastilina líquida o los sentimientos postizos de la publicidad. El resultado son creaciones que respiran, que se pueden tocar, oler, que te llevan a vivir experiencias de autenticidad.

No quisiera dejar de lado a Roberto Aliaga. Ni mucho menos.

En la entrevista que concedió a culturamas comentaba

Pregunta: Para escribir para los niños, ¿hay que mantener contacto directo con ellos en colegios y bibliotecas?

Respuesta: Más que mantener el contacto directo con ellos yo diría que tienes que estar en su onda, ser tú también un poco niño, eso que dicen de: “míralo, que bien se lleva con los niños, qué buenas migas hacen con él…”. Y evidentemente, cuando se está en su onda, cuando se habla el mismo idioma, no se puede privar este contacto directo al que te refieres, porque es totalmente natural y necesario.

En el fondo, los creadores de cuentos, tanto ilustradores como escritores, deben resonar con el niño interior y éste, se configura como un motor de su creatividad y un vínculo con su manera de entenderla.

En Aliaga se nota ese niño interior, ese entusiasta de la literatura infantil.

No me pongo retos a mí mismo. No soy competitivo. Sólo deseo seguir andando pasito a pasito por este camino [la creación literaria infantil] siempre que a los niños les entusiasme leerme y a mí seguir escribiéndoles.

Entusiasmo y honestidad, deseos de ahondar en el mundo que le rodea, aunque en él habiten seres que buscan su propio interés cuya culminación suponga la destrucción de la paz de los que se encuentra en su camino.

el principe de los enredos cuervo y encina

Me rindo a este álbum ilustrado, me encanta, me toca en lo más profundo de mi ser. No puedes dejar pasar esta experiencia.

Lo dicho, voy a intentar ponerme en contacto con sus creadores a ver qué más nos cuentan de esta joya. ¡Estad atentos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *